sábado, 4 de diciembre de 2010

Estrellas colapsadas

Lento amanecer.
Desperezo infecundo de la desazón.
La conciencia se aclara
    y en vigilia aún
        la carga retroactiva de la tristeza.

Desde mi rascacielo observo
    a estrellas colapsadas/
Y el vacío se expande
    desde el alfiler prendido en el corazón.

Sí...
    tendría que rodar un planeta
        para aplanar la áspera rugosidad
            de estos sismos abiertos.
        Este estilete rojo y frío
            llega con su color punzante
    hasta el codo irredento de la esperanza.

Afiebrado despertar me trae
    el nacimiento de este invierno.
Intima inspiración
    de oscuridades invencibles.
¡Volver y volver
    a la tierra histórica de los degüello!

Sí/
    han de rodar los planetas
        sobre las piedras de los ojos desorbitados.

No/
No hay    solo un llanto en el mundo...
Pero no hay oídos y el aire se marea
    en la tinta desesperada de los diarios.

Añoso y fuerte crece el árbol
    que abunda en frutos de soledad.
¿Quién ha de remediar esta conciencia
      salpicada de ocultas sangres?
¿Quién ha de ser
    la inspiración retroactiva de la alegría?

Hieren/
    vuelto hacia adentro/
        los cristales salinos de los ojos.

¡No!
¡Ni con el cañón en sus hombros
    se hará vil    esta guerrera mansedumbre!
¡Ni aún cuando el pánico
    desparrame sobre la piel herida
        sus aguas salobres!

¿Cuáles serán las manos continentes/
    de estas
        ya desprendidas de los brazos?

¡Así!
¡De vaciedades
    también sueñan los cielos!

Autor: Juan C. L. Rojas
   

9 comentarios:

  1. Su poema es fiel reflejo de estos días que corren, y nos ciegan, nos vacían.

    Terribles y bellas son sus palabras.


    Dejo un abrazo.


    M.

    ResponderEliminar
  2. Bonito poema querido Ju. El árbol podría ser el consuelo. Casi tocando tus cielos, quizás... sin llanto.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Eu estou oferecendo minha lembrancinha de aniversário, no meu BLOG AGUA DE ROSAS... apareça !
    Postei antes do dia do aniversário, porque vai ser dia 1° de janeiro...

    FELIZ ANO NOVO !

    JACQUE

    ResponderEliminar
  4. las manos contientes están en tus versos...

    gracias por tu visita, un abrazo*

    ResponderEliminar
  5. la crueldad del invierno y la mansedumbre de las grandes ciudades que arrastran todo verde en su lento crecimiento.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  6. AY Poeta cuanta tristeza a través de tus letras por lo que ven tus ojos.... Si el mundo está cruel, egoísta, el respeto ya no prima, pero será acaso el árbol aquel que nos devuelva la esperanza???
    Juan Carlos, le dejo un abrazo a tu hermoso corazón, un agrado leerte......

    Marcela Vasquez Muller

    ResponderEliminar
  7. el tiempo siempre nos marca las estaciones y la vida se encarga de sazonarnos el andar
    en las estrellas nos reflejamos y a ellas nos vamos cuando nuestro pulso deje de ser terrenal
    polvo de estrellas , pulsos galácticos
    música sideral en nuestros átomos se marcan

    besitos y buen fin de semana juan
    ojalá el feed de tu blog esté ya arreglado , te vuelvo a enlazar

    ResponderEliminar
  8. Hola J.Carlos, reflejas bien el frío del corazón de los días en que vivimos sin demasiado calor humano, aún asi, hay mucho y bueno, pero lo que más sobresale, es lo ruidoso y feo.
    Triste pero verdadero.
    Ambar.

    ResponderEliminar

Es un gusto contar con tu visita y comentarios.

AMIGOS, GRACIAS POR VUESTRA PARTICIPACIÓN.